Elige tu tipografía ideal

Hoy te queremos mostrar algunos consejos a la hora de aplicar una tipografía a un logotipo o marca personal. Esto es muy importante para poder afrontar este desarrollo de la personalidad de una marca de una forma coherente. Piensa que la elección de una tipografía u otra va a transmitir unos principios u otros que debes manejar en función de los valores que van a sustentar los pilares de tu empresa en general.

En definitiva, aquí te dejo algunos tips para tener en cuenta:

  • Serif:  Terminada en unos pequeños remates. Es una tipografía que evoca más ideas tradicionales, resulta seria, respetable, corporativa… se utiliza más para textos largos. Ejemplo Courier.
  • Sans Serif: Es decir, no terminada en remates. Más apropiada para textos cortos, como slogans, títulos… Inspira más modernidad, alegría, seguridad, minimalismo. Ejemplo Arial.
  • Script: Tipografía manuscrita, tipo lettering, asociada más a emotividad, seducción, elegancia, efecto, creatividad. Ejemplo Rochester.
  • Decorativa: Originales. Es más divertida, casual, única, diferente, exclusiva.  Ejemplo Amarante.

Bueno ¿y tú? ¿cómo te defines? ¿con qué tipografía te quedas?